VIII


Esa libertad
ya tiene un cuerpo
donde anidar

y poblar de ideas
su silencio primitivo.



VII


Todas las mañanas
llevan en sí
un esqueleto irreconocible

una piedad
un gasto

cualidades del cariño

una raiz fuerte
debajo de todo lo visible.



VI


Del cuerpo
saldrá el alimento
el primer eslabón mágico
de la naturaleza.

En la boca
el mundo tibio y amargo
derrocha una canción de cuna
 
y no se puede ver nada.

Lo desconocido
es toda la vda...





V


La misma sangre
en repetición

será una flor
un cardo
un escalón del cielo
en madrugada

un miedo grande
como una casa

lo profundo de un sueño
la luz brillante de un deseo.

Será una porción del cuerpo
en ebullición
siempre

de vida propia.



IV


La casa
tiene perfumes
de acontecimientos

y huesos pequeños
desordenados
sobre una cama grande.

La vida no es un juego
ni un juguete

ni son los hijos
coleccionables.






III


Se cae el niño
de las piernas de un bosque
para iluminar de un susto
futuros errores.